Feeds RSS
Feeds RSS

domingo, 11 de abril de 2010

5.2 Concepto y clasificacion de pronosticos

En los ámbitos empresarial, económico y político, la predicción y el pronóstico tienen diversos significados.

El pronóstico es un proceso de estimación de un acontecimiento futuro proyectando hacia el futuro datos del pasado. Los datos del pasado se combinan sistemáticamente en forma predeterminada para hacer una estimación del futuro.

La predicción es un proceso de estimación de un suceso futuro basándose en consideraciones subjetivas diferentes a los simples datos provenientes del pasado; estas consideraciones subjetivas no necesariamente deben combinarse de una manera predeterminada. Los pronósticos solo pueden hacerse cuando se dispone de una historia con datos del pasado.


Ventajas o beneficios del pronóstico

Apoya la toma de decisiones en distintas áreas de la dirección de empresas: el pronóstico de ventas ayudará a diseñar el plan de producción, el pronóstico de evolución de precios de materias primas, suministros. Servirá al Controlling, al suministrar una información congruente y exacta que utiliza modelos matemáticos de pronóstico, datos históricos del comportamiento de ventas o evaluaciones preparadas por los representantes de cada departamento de la empresa. Además permite mayor flexibilidad en la elaboración de los planes, sobre todo cuando se sirve de los métodos de múltiples escenarios.

Finalidad de los pronósticos

La finalidad de los pronósticos es predecir el desarrollo futuro (de un sistema, de sus entornos etc.) para ayudar a la toma de decisiones (de planificación) sobre medidas de apoyo, contramedidas u otras acciones que influyan, en mayor o menor grado, sobre la tendencia del objeto planificado.

Con respecto a esta finalidad, el concepto de pronóstico puede precisarse al considerar la “diferencia” entre investigación y pronóstico:

En el caso de la investigación (búsqueda de conocimientos) en sistemas como “política”, “ciencia” o “economía”, el punto de partida es la información sobre el estado del objeto (en investigación científica: el “state of the art”) del fenómeno u objeto cuyo comportamiento ha de explicarse, pero hay que buscar los elementos que “expliquen” tal comportamiento, al menos dentro de ciertas condiciones.

En cambio, en un pronóstico sucede lo contrario: se conoce una “explicación” y se infiere, desde la información contenida en ella, el “estado futuro” del objeto en determinadas condiciones.

 
Por tanto, el pronóstico consta, por lo menos, de los siguientes elementos:

*Estado futuro del objeto (a predecir).

*Leyes o regularidades generales que permiten la predicción calculada de los estados futuros del objeto.

*Las condiciones de aplicación (la predicción se restringe a una serie de situaciones bien definidas).


Exigencias en la elaboración de pronósticos


La preparación de un pronóstico (científicamente sólido) debe cumplir las siguientes exigencias:

*No trivialidad –por tanto no caer en obviedades, tautologías y similares (“mañana lloverá o no lloverá”)

*Objetividad comprendida como posibilidad de comprobar intersubjetivamente el método, su seguimiento y los resultados, a lo que debe añadirse el indicar, sin lagunas, el número, tipo y especificación de las condiciones de que pueda depender que se produzca o no el evento o situación pronosticada.

*Comprobabilidad del mismo pronóstico: Aunque potencialmente podemos emplear cualquier àmodelo de explicación para preparar un pronóstico, en general, se recurre a métodos estadísticos en la mayoría de los “modelos de pronóstico”


Operación de un sistema de Pronóstico



Pronóstico como parte integral de la Planeación Empresarial



Clasificación de los Pronósticos


Los pronósticos se clasifican de tres formas:

Pronósticos a corto plazo.

Por lo general, los pronósticos a corto plazo son estimaciones de situaciones futuras sobre lapsos que van desde unos cuantos días hasta varias semanas. Estos pronósticos pueden abarcar periodos tan cortos de tiempo que los ciclos, la estacionalidad y los patrones de tendencia surten muy poco efecto.

Pronósticos a mediano plazo

Los pronósticos a mediano plazo por lo general abarcan varios meses. También se necesitan pronósticos a corto plazo que ayuden en la toma de decisiones que sólo abarcan pocas semanas.

Pronósticos a largo plazo

El pronóstico a largo plazo incorpora la estimación de condiciones futuras a lo largo de lapsos que por lo general son mayores a un año.

Los pronósticos a largo plazo son necesarios en la administración de la producción y de las operaciones para dar apoyo a decisiones estratégicas sobre planeación de productos, procesos, tecnologías e instalaciones.

Los pronósticos a corto plazo proporcionan a los gerentes de operaciones información para tomar decisiones como:

¿Cuánto inventario de un producto en particular deberá mantenerse el mes siguiente?

¿Cuánto de cada producto deberá programarse para producción la semana siguiente?

¿Cuánto de cada materia prima deberá pedirse para su entrega la siguiente semana?

¿Cuántos trabajadores deberán programarse para trabajar en tiempo normal y extra la semana entrante?




1 comentarios:

Fernando Rosales dijo...

buen aporte
gracias!!

Publicar un comentario en la entrada